Manejar las emociones | Importancia y consejos prácticos

mujer que quiere manejar sus emociones
chica explosión de colores manejo de emociones
Las emociones conviven con nosotros todos los días de nuestra vida, queramos o no. Nos dan información muy importante y valiosa, pero si no aprendemos a manejar las propias emociones podemos llegar a descontrolarnos y reaccionar de manera impulsiva. Haz memoria ¿Cuántas veces te ha pasado esto?

Esa dinámica no es sana. Hace que nos carcoma por dentro y a la larga siempre pasa factura, tanto con nosotros mismos, con los demás, como con cualquier situación con la que nos encontremos.

El manejo de las emociones requiere trabajo e integración en nosotros mismo. Requiere dedicarle tiempo, reflexión, conocernos en profundidad y analizarnos. En esta página te traigo información que te puede resultar muy útil para ponerte a ello ¿Empezamos?

¿Qué significa manejar las emociones?

cómo es el manejo de las emociones
El manejo de emociones es la capacidad que adquirimos para gestionar asertivamente las propias emociones. Cada una de ellas se manifiesta en nuestro cuerpo de una manera diferente.

Entenderlas y reconocerlas es el primer paso, porque nos ayuda a estar muchísimo mejor con nosotros mismos.

La clave está siempre en el equilibrio. Ni es bueno dejarse llevar por un momento puntual de euforia ni es bueno que la tristeza que te inunda constantemente tome decisiones por ti. 

Aprender a sentir las emociones de forma más moderada y flexible es un punto muy importante a tener en cuenta. Esto hace que no te desgastes a nivel psicológico, porque no hay un machaque continuo.

Manejar las emociones de forma correcta te hace sentir que eres dueña en todo momento de lo que haces y de las decisiones que tomas. 

Cómo reconocer las emociones

mujer que quiere aprender a manejar las emociones
Para reconocer las emociones debemos prestar atención a lo que nuestro cuerpo  manifiesta ¿Qué te dice ese nudo en el estómago, o ese dolor en el pecho, o esa sensación de tener la cabeza cargada?

De lo que se trata es de ser conscientes siempre de las sensaciones que experimentamos y ver cuál es el resultado que nos proporcionan.

Tener un vocabulario emocional nutrido ayuda en el proceso porque así somos capaces de poner el nombre exacto a lo que nos ocurre. Y eso ya es mucho. A parte de la ira, la sorpresa, la tristeza, el miedo, la alegría o el asco, hay muchas más.

Debemos incorporar nuevos términos como la frustración, la vergüenza o la culpa. Esto acota y concreta nuestro malestar. Por ejemplo, no es lo mismo que digas que estás decepcionada a decir que estás frustrada. La solución para una u otra no es igual.

¿Qué hacer cuándo ya la tienes identificada?

mujer que quiere aprender a manejar las emociones
Es sencillo. No la escondas, no huyas. No puedes negarte a ti misma lo que estás sintiendo. Es necesario dejar que las emociones encajen en nosotros.

Es decir, cuando aparezca, déjala que fluya, ya se marchará. No has de recrearte, que es muy diferente. Cuanto más vueltas y más presente tienes algo más tarda en desaparecer. Ten cuidado con esto.

Has de verlo como una oportunidad de reflexionar sobre el mensaje que te transmite. Sea como sea, te está alertando de algo. Comprender es beneficioso y obligatorio para tomar la decisión acertada.

Ya sea que tenemos que hacer cambios en nosotros mismos o que una conducta externa nos está incomodando y debemos, de manera asertiva, comunicarlo.

Si aprendes a manejarlas, las emociones pueden ser tus amigas y nunca tus rivales, porque ya no tendrán ningún poder sobre ti. Sabrás extraer de ellas lo que necesites y bajar la intensidad cuando sea preciso.

La importancia de un buen manejo emocional

mujer que sabe manejar sus emociones
1.Hace que sepas gestionarte mejor frente a cualquier problema.

2.Te notas con mucha más energía, porque no estás recreándote siempre en lo mismo. Eres más consciente y te sientes más concentrada. Llevas las riendas de tu día a día.

3.Te permite regular tus propias emociones y sentimientos. No te dejas llevar por ellos. Hay un punto de equilibrio muy bueno entre lo que sientes y lo que piensas.

4.Genera y potencia una buena autoestima. Empiezas a conocerte más y mejor.

5.Tienes mayor sensación de autonomía y seguridad y percibes que puedes salir airosa de cualquier situación.

6.Estimula todas las relación. Contigo misma mejoras muchísimo. Te cuidas, te prestas atención y te tratas bien. Con los demás pasa lo mismo. Sabes quién te aporta bienestar en tu vida y qué relación se está volviendo tóxica.

7.Notarás como mejora tu rendimiento en cualquier ámbito de tu vida. Cuando aprendes a que las emociones no te controlen ni sean las protagonistas de tu vida, empiezas a dar el valor que merece a cada espacio de tu día a día. Progresas y mejoras. 

8.Notarás como creces y te desarrollas a nivel personal. Tu inteligencia emocional aumenta.

Consejos prácticos para aprender a manejarte emocionalmente

Háblate bien y hazlo de manera positiva
Está comprobado que el pensamiento y el dialogo interno que tenemos influye de manera directa en cómo te sientes después. Debes detectarlo y cambiar estas afirmaciones poco agradables por otras que sí lo sean. Esto es algo que tienes que ir haciendo de manera progresiva hasta que se convierta en algo innato. Para que te resulte fácil, coge una libreta y anota el pensamiento negativo y escribe a su lado el positivo. Es una buena táctica para darte cuenta de las barbaridades que piensas de ti. Hará que seas más consciente y racional.

Detención de pensamientos
Este punto te va a servir mucho para cuando no puedas sacar la libreta y ponerte a escribir. Se trata de un ejercicio mental. Y también requiere de una incorporación paulatina. El caso es empezar. Así que cuando esos pensamientos negativos y constantes te ronden por la cabeza, di: ¡Se acabo!, aunque no lo creas esto ayuda a que te des cuenta que debes pararlo y que te está haciendo daño. Posteriormente incorpora las frases positivas de tu libreta pero en tu psique.
Visualiza el futuro más cercano
Es cierto que para vivir en armonía y tranquilidad debemos vivir en el presente. En lo que tenemos ahora mismo. Pero nuestra mente viaja mucho y siempre es bueno tener pequeños objetivos con los que comprometernos. Ocurre que cuando estamos en una mala época lo vemos todo  negro. No hay nada más allá. Pensamos que esa agonía no se va a ir nunca y que nada va a cambiar. No es cierto. Dentro de un tiempo ya no vas a sentirte de la misma manera. De hecho seguirás siendo tú pero con más experiencia, más sabiduría y más renovada.

Respiración profunda o abdominal
Cuando las emociones nos sacuden y se nos pone un nudo en el estómago, nos entran unos nervios muy incomodos, el miedo y el pánicos se apoderan de nosotros debemos relajarnos de inmediato. Porque en ese preciso momento tu has dejado de tener el control y son las emociones quienes te están tomando decisiones por ti. Aprende a respirar de manera profunda hasta que notes que tu ritmo cardiaco se ha estabilizado y te sienta mucho más tranquila.

Siento que no se manejar mis emociones

Es más común de lo que puedes pensar. Nadie nace sabiendo cómo manejar sus emociones. Es más, es algo que vamos aprendiendo a lo largo de toda nuestra vida, dependiendo de las situaciones a las que debamos enfrentarnos.

Adquirir nuevas técnicas y herramientas es muy beneficioso para ti. Para ello es recomendable contar con un profesional que haga de guía y te acompañe a hacer una introspección, para posteriormente interiorizar todo lo aprendido y que sepas ponerlo en práctica en tu día a día. No juegues con tu bienestar, priorízalo siempre.

Artículos que también podrían interesarte: