Las Emociones | Qué son, Tipos y Ejemplos | Conoce qué te pasa

las emociones que son
las emociones
Las emociones, las grandes olvidadas. Tienes muchas cosas en la cabeza y un millón de cosas que hacer como para pararte a descifrar qué es eso que te está incomodando y no te hace sentir bien. Lo principal es saber qué son, aprender para qué sirven y qué sucede cuando aparecen.

Mantén a raya tu salud emocional para tener mayor control de lo que sientes y sabrás gestionarlo mejor. Por lo que estarás encaminado a mejorar tu bienestar emocional

Hacerlo no es una tarea sencilla ni algo que se pueda aprender y controlar de la noche a la mañana. Pero tampoco es imposible. Eso sí, va a depender de ti hacer un cambio y conseguirlo. Lee, atiende y comprende. ¡Ve a por ello!
Entendiendo que son las emociones

Las emociones: ¿Qué son exactamente?

Las emociones son respuestas o reacciones fisiológicas que se generan en el cuerpo a raíz de los cambios o situaciones producidos en el entorno o que se dan en una misma persona.

Éstas suceden al tomar de referencia la experiencia personal de cada individuo, que a su vez depende de las percepciones, actitudes y creencias sobre el mundo. Vaya, todo ello hará que percibas y valores una circunstancia concreta de una manera y otra.

Es decir, dependiendo de tu propia experiencia personal y todo lo que hayas vivido y cómo lo hayas vivido se van a generar en ti unas serie de pensamientos concretos por lo que vas a reaccionar ante ese hecho de manera completamente opuesta a otra persona en un contexto similar.
Mujer que aparece dividida en tres las emociones que son

Las emociones nos alertan

La respuesta emocional a la que te vas a enfrentar son una serie de estímulos rápidos e impulsivos que valorarán lo que está ocurriendo y te darán una información de qué significado tiene para ti todo ello.

Puede ser algo externo, algo que haya pasado con otra persona y recaiga directamente en ti, o algo que te pase a ti mismo.

Pues, al fin y al cabo las emociones no dejan de decirte claramente cómo debes actuar ante lo que te está ocurriendo para darle a tu cuerpo lo que necesita y encontrar el bienestar.
como funcionan nuestras emociones

Teoría PEA

La teoría empleada en psicología llamada PEA o lo que es lo mismo, pensamiento – emoción – acción.

Ante una situación determinada que esté ocurriendo, sea buena, sea mala o sea neutra, va a generar en ti una serie de pensamientos. Éstos van a dar lugar a unas emociones como respuesta a esas reflexiones.

Tu reacción o conducta, es decir, el resultado de la decisión que tomes estará ligado a ello.
Nuestras emociones y sentimientos nos alertan

¿Cómo actúan las emociones sean negativas o positivas para nosotros?Ejemplos

Por ejemplo, si tienes malos pensamientos, percibirás unas emociones desagradables que desencadenarán en una acción negativa para ti.

Si por el contrario tienes pensamientos agradables, tus emociones se van a mantener estables y por lo tanto tu conducta no se verá alterada ni sufrirás, porque lo que estás sintiendo en ese momento te hace sentir bien.

Las distintas emociones humanas y básicas a las que normalmente te puedes enfrentar dependiendo de las situaciones son la pérdida, tristeza, ira, enojo, terror, frustración, alegría, emoción, nerviosismo, exaltación, entre otras.

En resumen, si cambias tu forma de pensar, también conseguirás un resultado diferente.

¿Qué nos sucede cuando sentimos una emoción?

Cuando sientes una emoción, sea la que sea, experimentas cambios en todo tu organismo. Para ejemplificarte mejor qué es lo que sucede, toma como referencia el miedo.

Piensa en un momento concreto donde hayas sentido verdadero pánico. Ahora, coge el miedo de la mano y acompáñame a entender el proceso por el que pasas cuando te emocionas.
como funciona el miedo en nuestra cabeza las emociones
A nivel cognitivo
Engloba tu capacidad de comprensión, juicio, memorización y razonamiento. El miedo puede hacer que pierdas la capacidad de controlar tu conducta, puede incluso que sufras un bloqueo o paralización, y te sientas completamente amenazado. 

A nivel fisiológico
Dependiendo de la conducta que vayas a desarrollar ante la situación, se van a activar respuestas en tu cuerpo producentes de diferentes sistemas, llegando a notar tensión muscular, presión arterial, ritmo respiratorio alterado, ritmo cardiaco acelerado, calor, sudoración, boca seca, entre otras. Puedes llegar a sentir que estás en un completo estado de alerta. 

A nivel subjetivo
Dependerá completamente de ti y de tu gestión personal, experimentarás sensaciones físicas intensas y desagradables que junto a los pensamientos y la sensación de peligro en la que te encuentras harán que albergues una experiencia completamente terrorífica e imborrable.

¿Cómo procesa nuestro cerebro las emociones?

que sucede en el cerebro con las emociones
Siguiendo con este ejemplo, en el que has pasado un mal rato, debes saber que cada explosión de productos químicos emocionales desde que se producen en el hipotálamo hasta que se descompone y se elimina, es de unos seis segundos.

Más allá de este pequeño periodo de tiempo, si sientes algo más es porque estás eligiendo recrearte aunque sea de manera inconsciente. Puede ser muy útil si te encuentras en peligro, porque va a ponerte a trabajar para que luches y huyas de él.

Pero puede ser muy perjudicial dar vueltas a un pensamiento que al final te está haciendo daño. En estos casos, en los que no se está corriendo un peligro real, debes pararte a pensar bien qué está sucediendo a tu alrededor.

Respirar con tranquilidad e intentar cambiar los pensamientos. Te llevará a mejorar el bienestar emocional. Puede que al principio te cueste, pero como todo, es un proceso y le vas a coger el truco.

Conoce la espiritualidad: una forma de vida que tiene en el centro a las emociones

¿Para qué sirve ser conscientes de las emociones?

Las emociones te sirven para saber qué es lo que quieres en cada situación, en cada entorno o dependiendo de la persona con la que estés. De manera que consigas llegar a estar satisfecho y feliz contigo mismo.

Aprenderás a conocerte mejor
Cuando más sepas de ti mismo y de cómo vas a reaccionar, mejor sabrás que es lo que sientes y qué te están diciendo las emociones. Al principio puede costarte, pero poco a poco y trabajando en ti y en tu salud emocional aprenderás a identificarlas sin mayor problema.

Saber qué quieres
Una vez reaccionarás de una manera y otras de otra, todo dependerá de la situación. Lo bueno de conocerlas es que sabrás identificar su significado y qué tienes que hacer en ese momento.

Gestión
Cuando ya sepas que quiere decir esa emoción y sepas identificarla, solo tendrás que pensar o hacer aquello que te está pidiendo y conseguirlo. 
Descubrir recuerdos anclados
Podrás desenterrar sentimientos del pasado que siguen haciéndote daño a día de hoy, y aunque creas que es algo malo, no lo es. Solo sacándolo fuera podrás enfrentarlos, recurrir a la gestión que ya conoces y trabajar para conseguir erradicar ese malestar presente y de cara al futuro.

Aumentará tu autoestima
Aunque no lo creas, si ésta aumenta vas a sentirte más feliz y más fuerte. Sabrás a ciencia cierta qué puedes con todo, porque tendrás un control pleno de lo que sientes en todo momento y tu toma de decisiones será más consecuente.

Te ayudarán básicamente a saber si te sientes plena
Gracias a ellas comprenderás si tu vida, si tu rutina y si cada cosa que haces te hacen feliz o si por el contrario hay señales de que algo va mal y por lo tanto lo has de evitar, eliminar o cambiar.
estado de animo y emocion

¿Es lo mismo emoción que estado del ánimo?

Puede que en tu día a día utilices los términos emoción y estado de ánimo para expresar lo mismo, pero debes saber que los psicólogos hacen distinción entre ambos.

Una emoción suele ser bastante corta a la par que intensa, y normalmente tiene una causa definida e identificable. Es decir, algo ha pasado y ha provocado en ti una alteración o reacción ante dicha situación y suelen ser transitorias.

Un estado de ánimo es más suave que la emocionalidad pero de mayor duración. E incluso a veces es difícil de identificar ya que puedes sentir temor, ansiedad o satisfacción durante varios días sin una razón aparente.

Razón y emoción, ¿por separado o en armonía?

Como todo en la vida, lo mejor es que la razón y la emoción estén equilibradas, cuando esto no se da así puede hacerte vivir situaciones muy dispares. Si no van de la mano porque domina una ante la otra puedes llegar a sufrir mucho.

Y es que, cuando te dejas llevar únicamente por los sentimientos y no haces caso a nada más, tomarás decisiones que pueden afectar.
razón y emoción ejemplos

La razón y la emoción. Ejemplos

Por ejemplo, en tus relaciones personales, si solamente te guiarás por lo que te hace estar bien a ti en ese momento, sin pensar en las consecuencias que ello pueda acarrear, en algún momento tu razón te dará algún toque de atención.

Si por el contrario eres una persona completamente racional y eliges cada paso que das en función de lo que te dictan tus pensamientos, tu salud y bienestar emocional se van a resentir, pues al final acabarás cansado de estar haciendo algo que no te complementa, que no te hace sentir bien y con lo que no eres feliz, pero quizá pensabas que era lo correcto.

La mejor medicina para una buena salud mental es que haya una armonía entre ambas.

¿Qué tipos de emociones humanas existen?

Aburrimiento. Es un estado emocional que llega a ser desagradable cuando lo experimentas. Ocurre cuando una persona no consigue estar implicada en una actividad que le provoque satisfacción. 

Admiración. Se experimenta sobre todo cuando una situación ajena la ves con gran estima. Sientes placer por las cualidades positivas de otras personas.

Adoración. Se puede decir que la sientes cuando ensalzas a alguien a un nivel más allá del terrenal. Se considera que es una admiración extrema. 

Alegría. Provoca excitación y te hace sentir vivo, agradecido y equilibrado. 

Amor. Es una emoción a la que se ligan muchos otros sentimientos afectivos que te hacen sentir conexión por otras personas o animales. 

Ansia. Es la emoción que te provoca un antojo por algo, de manera exagerada. Y sientes un impulso incontrolable de quererlo. No satisfacerte cuando te encuentras en esta situación te puede generar intranquilidad y angustia.

Ansiedad. Te provoca una inquietud insana, queda marcada por la excitación y la inseguridad que puede provocarte una situación determinada. 

Aprecio por la estética. Una emoción que surge cuando tienes una relación con manifestaciones artísticas, creando un sentimiento de agrado o gozo.

Asombro. Viene dada por la sorpresa o sobresalto que te genera algo que no esperabas que ocurriera. 

Calma. Te sientes tranquilo cuando no percibes ningún peligro ni sientes que debes protegerte, por lo que estás en un estado de completa relajación. 

Confusión. Es la emoción que se siente cuando no consigues saber realmente qué ha ocurrido. Te encontrarás desconcertado y frustrado. Lo que gira a tu alrededor es una constante incertidumbre.

Deseo sexual. Es algo muy básico. Es un estímulo de atracción hacia otra persona traducido en un impulso de querer intimar con ella. 

Disgusto. Se despierta cuando una situación no te agrada o no es lo que esperabas. Hace que se creen en ti sentimientos de rechazo y puedes llegar a estar pesimista y decaído así como tener la necesidad de alejarte. 
Diversión. Se genera cuando una situación te hace sentir completo y en definitiva bien. 

Dolor. Es una sensación que sientes cuando has vivido una situación o un mal momento y gracias a tu poder empático, puedes sentirlo de manera ajena, cuando sabes que alguien ha sufrido algún daño. Cuando eres tú quien estás herido puedes correr el riesgo de desarrollar resentimiento en el futuro.

Enfado. Es una emoción negativa que surge hacia una persona o una situación que te ha podido ocasionar malestar. Te lleva directamente a sentir repulsión e incluso furia.

Envidia. Es una emoción que sientes cuando quieres algo que tiene otra persona. Puede ser algo negativo, que te llega a producir disgusto o puede ser algo positivo cuando te motiva para lograr lo mismo que ella tiene. 

Éxtasis. Deriva directamente de la alegría. Con sentimientos mucho más extremos. Por norma estás en un estado poco racional, que puede elevar tus picos de energía.

Horror. Está relacionada con el miedo, pero es más intensa. Conlleva un sentimiento fuerte de repulsión o aversión hacia una situación, que puede ser ficticia o real, pues supone una amenaza.

Interés. Se despierta en ti cuando sientes curiosidad.

Miedo. Es una emoción primitiva e instintiva. Te pones en completa alerta tras percibir un estímulo que para ti es peligroso tanto para tu integridad física como por la posibilidad de fracasar en algo. 

Nostalgia. Es un sentimiento de tristeza que sientes cuando recuerdas algo que en su día te hizo sentir muy bien. Cuando lo experimentas de manera intensa te puede invadir la soledad momentánea. Pues tu mente viajará completamente al pasado sin dejarte ver con claridad lo que tienes ahora.

Satisfacción. Obtienes esta emoción cuando consigues algo que deseabas o cuando cumples una meta que te habías marcado como una superación personal.

Simpatía. Se despierta sobre todo en las relaciones con los demás, cuando dos personas conectan y se complementan la una a la otra. Llegando a generar sentimientos fuertes y amistosos.

Tristeza. Es una emoción negativa que la experimentarás cuando percibas algo que te puede dejar muy afectado, tanto a un nivel personal más profundo como ajeno.

Triunfo. La sentirás y la expresarás cuando estés orgulloso de lo que has conseguido. Teniendo altas dosis de seguridad y gratificación. 

Vergüenza. La sientes cuando eres consciente de que has vivido una situación humillante. 

Conócete de verdad, conócete a nivel emocional

Ahora ya tienes toda la información detallada y te haces una idea de cómo influyen los pensamientos a nivel emocional. El siguiente paso que debes dar es intentar conocerte mejor a ti misma.

Solo de esta manera no te sentirás tan descontrolado cada vez que sufras un percance, te den una mala noticia o te anticipes a hechos que aún no han ocurrido, porque si es algo muy común hasta que no se aprender a gestionarlo.

Es cierto que es un trabajo duro y según qué situaciones pueden llevarte a no estar bien emocionalmente y como consecuencia a vivir momentos de pura desesperación. Siéntelas y aprende a saber qué es lo que te piden o te dicen, esta propia experiencia te enseñará a enfrentarte a futuros acontecimientos que te incomoden pero que ya no te llevarán al límite.

No dudes jamás en recurrir a un terapeuta si lo crees conveniente, de no hacerlo podría desencadenar en futuras dolencias o enfermedades que se pueden prevenir.

Apúntate a mi newsletter sobre emociones